En el País de los Ciegos, el Tuerto es el Rey

Bitácora de Amigas Separadas por el Destino, Viviendo en Diferentes Países...

Tuesday, December 12, 2006

Cero Intensidad

Hace algún tiempo la intensidad se le escapó de la piel. No la encuentra. La busca como si fuera aire, porque de vivir se le disfraza. La visita a veces, dando explicaciones de que estaba ocupada, en otro sitio, atendiendo otras necesidades.
Es que ya olvidó amar, querer, sufrir y llorar... enamorarse es para ella una misión cumplida y fracasada. Ganar en el azar parece más sencillo que encontrarla. Y mientras aquí todo está sucio, las colisiones de los escombros de su frescura están golpeándola. Hacen crecer la añoranza. Aún no es tiempo de guardar luto por tanto silencio, por tanta falacia. Pero no le queda mas remedio que mentirse, improvisando situaciones que la descoloquen, que la hagan sentir especial, que la conviertan en lo que no es.
Se mira al espejo y llora, quisiera ecoger un puñado de tierra y lanzarlo a su presente, para regarlo con esas lágrimas que brotan sin control y tapar todo con una selva imposible de abordar e invadir. Anhela tras las cortinas que la tome una ráfaga de su recuerdo y le traiga en un aliento la frescura del mar que no estremeció al amor… y ahora la intensidad viene, con el antifaz de su nombre, de su pecho y su recuerdo.
Ya es tarde, su reloj se descompuso, el pasado está después del futuro, tanta batalla por proyectos absurdos se deshizo en los labios, se aguaron las torres y las alas del renacer… Quizá la intensidad anda flotando como burbujas de jabón transparente y sucio a través de su cuerpo, y vuelve a ser otra loca más, absurda y descontrolada, destinada a vagar pareciendo princesa, y teniendo corazón de bruja.
Hace un tiempo la intensidad se escapó de su piel, el papel de la pócima se escapó entre el viento y las olas, tiene sólo marcas de los agujeros que le deja cada noche el sudor frío por perder su propio rastro, buscando el día en que su vuelo dejó de gozar del cielo.

Wednesday, December 06, 2006

Ganas



Siento ganas.. .ganas de reír, ganas de llorar, ganas de no tener nudos que aten mi garganta, ganas de dormir, morir enteramente y vivir, ganas de amar, ganas de odiar sin culpas, ganas de culpar, ganas de perdonar, ganas de abrazarme a la vida fuertemente y no soltarla jamás, ganas de perderme de vez en cuando y recostarme en mi soledad.
Siento ganas de hablar, ganas de callar, ganas de ganar batallas y por fin estar en paz, ganas de matar, ganas de resucitar, ganas de correr entre la gente y escaparme de lo que no puedo escapar. Siento ganas de empezar a ver y de aprender a dejar de mirar, ganas de soñar, ganas de atreverme cada día a vivir un poco mas, ganas de explorar vidas sin navidades, ganas de conocer lagrimas que no caigan jamás.
Y otra vez.... ganas de llorar, porque se que nunca rio completamente, porque los nudos de mi garganta siempre estarán, porque siempre tengo que despertar, porque debo vivir eternamente, porque nunca supe “amar”, porque siempre me culpo al odiar, porque siempre me guardo las culpas, porque no perdono sin antes gritar, porque le doy la espalda a mi vida y nunca la supe abrazar, porque no logro perderme sin perder todo lo demás.
Y más ganas de llorar, porque muchas veces me cayo, porque muchas veces me obligan a hablar, porque aunque gane infinitas batallas nunca encuentro la paz, porque hoy muero una vez mas, porque amarran mis pasos y no me dan libertad.
Y otra vez vuelvo a llorar, porque los ojos de mi alma no aprendieron a mirar, porque aunque sueñe verdades mas verdad es la realidad, porque vivo con lo justo y todo va mas allá, porque no hay vidas sin navidades, porque todas las lagrimas caen... por eso hoy vuelvo a llorar.

Monday, December 04, 2006

En Mi Cabeza

En mi cabeza viven cientos de hombrecitos que bailan, tal vez sean un millar o dos. Danzan con el ritmo de cada segundo, en el balanceo del péndulo, con el tam tan de mi bombeo y los destellos de esta enajenación mental premeditada.
Quieren salir con cada trago de vino, en cada esquina que doblo, con cada paso que doy. Pero no les dejo, soy la que manda y lo tienen que saber. A veces me hacen gritar diciendo cosas sin pensar, y aunque digan lo que pienso, les ahogo en la mudez de mi ensimismamiento. Pero insisten en asomarse, estiran de mis cejas , empujan mis pómulos y mi cara, me fruncen el ceño o curvan mis labios, teniendo que conformarse con hacer de mis gestos su bandera.
Tengo mil hombrecitos que bailan y cantan en mi cabeza, zapatean en mis neuronas, y plantan emociones que crecen como tumores. Cierro la boca, cierro los ojos, me tapo los oídos y les encierro en el vacío de mi universo. Siento como corren por mis venas, del cerebro al corazón, del corazón a los pies y vuelta a la cabeza. Recorren el cuerpo con escalofríos, susurros y cantos de sirena. Me tengo que grapar la cabeza a los pies y a las manos, para no salir volando y chocar contra el techo como una polilla.
Aunque sean miles de hombrecitos danzando, nunca podrán atravesar la frontera de mi cuerpo. Ni cuando se mueven rápido, haciendo tanta espuma; que me sale por la boca. Ni cuando se cuelgan de mi aliento intentado aprovechar un suspiro, un gemido, una risa, una gota de saliva, una lengua ajena, un bostezo...Tendrán que quedarse en mi cabeza y cantar y bailar y que yo baile con ellos en ese margen de nadie, nada y nunca.

Friday, December 01, 2006

Control

Con tus besos me excitas, con tus caricias me estremeces. Con tu mirada me desarmas, con tus palabras me persuades. Con tus…me enloqueces!!
Si, lo lograste, me tienes en tus manos.

Wednesday, November 29, 2006

En Silencio

Todos duermen, entras despacio en mi habitación…sin hacer ningún ruido. Me he dado cuenta que estas aquí por tu perfume.
Te trepas en mi cama, me gusta verte hacer esto. De igual manera subes encima de mí, encajas perfectamente tu sexo sobre el mío. Hay mucha ropa de por medio todavía, pero ya siento tu calor. Despacito te ocupas de deshacerte de mi pijama. Comienzas con la blusa, siento tus calidas manos rozar mi piel. Me besas despacio, comienzo a sentir como mi vello se eriza.
Hushhh, susurras en mí oído al escuchar un pequeño gemido salir. Como lograr esto, como lograr calmar mis gritos desesperados. Continúas besándome, acariciándome, siento como juegas con mi vientre y me enloqueces. Los espasmos en mi cuerpo son cada vez mas fuertes, las ganas de gritar y pedirte mas se apoderan de mi, se que no puedo y pongo la almohada sobre mi cara. Siento como te deshaces de mi ropa interior y comienzas a jugar con tus dedos. Salen de mí más gemidos, esta vez quedan ahogados en la almohada. Siento tus dedos ahora mas fuertemente entrar y salir con rapidez, se que están mojados, no puedo verte pero se lo que haces, se que los pruebas, escucho ese sonido que emites al hacerlo siempre.
Sigo mordiendo la almohada, mi cabeza va a explotar con todos estos gritos callados, mi cuerpo convulsiona de manera incontrolable. Será imposible aguantar, no dejar salir los gritos de placer que llenan mi cuerpo, y aun esto fuera posible el olor a sexo ya es mas fuerte que cualquier gemido.
Ya ha logrado salir por debajo de la puerta.

Pensamiento VS. Sentimiento

Prefiero fijar en mis labio el silencios, no hace falta hablar, para qué? si todo ha sido un invento de nuestras mentes perversas que nunca acabaremos de conocer; victimas de nuestros cerebros son las acciones necias que brotan del momento... Odio tener que aceptar que no me conozco y que no puedo controlar lo incontrolable; odio tener que buscar afuera lo que carezco por dentro y odio buscar en el lugar equivocado.
La guerra entre mi pensamiento y mi sentimiento quizá es la búsqueda insensata de trozos de felicidad perdidas en el universo...

Tuesday, November 28, 2006

Crash

Si, recuerdo, recuerdo como sucedió todo. Acaso lo olvidaste tu?
Veras, era jueves, estábamos con la emoción de la salida, manejamos hasta casa de unos amigos a recogerlos y a recoger un “encargo” que había pendiente.
Al llegar estaban todos ahí, esperándonos. Listos para salir, bailar, que emocionada estaba, hacía tiempos que no tenia noches como esta.
Al llegar al lugar ya estaba mas relajada, la música se adentraba por mis oídos y hacía mover mi cuerpo. Nada inusual sentía, solo esa felicidad de estar afuera, de ver caras distintas, de estar contigo. Fuimos a bailar, bailábamos con un amigo que me decía al oído que les encantábamos, que le encantaba lo sexy que eras y lo sensual que era yo.
El alcohol recorría mis venas rápidamente, me hacía sentir libre, como si bailara sobre nubes. Mi mente volaba, cerraba los ojos y sentía la música recorrerme, hacerme vibrar.
Al abrir los ojos estabas ahí, nunca te había mirado de esa manera, por primera vez preste mucha atención a tus movimientos, a tu cara, a tus facciones. Sentí algo extraño, un cosquilleo, unos nervios que nunca antes me habías provocado, no supe que hacer.
Me acercaba con discreción, rozaba tu cuerpo, tu cara, me atrapaste en tu olor.
Estaba nerviosa, sentía las palmas de mis manos sudar, te miraba fijamente, que demonios estaba pasando. Seguía tomando, tu también, la noche era joven, y yo no quería que terminara. Al salir del lugar eran casi las cuatro de la madrugada, camino a casa el carro se conducía solo, me detuve frente a un parque con la excusa de que necesitaba tomar aire, creo que las dos sabíamos en realidad lo que quería. De cualquier manera te pregunte, no hablaste, solo accediste moviendo la cabeza.
Cerré los ojos y sin pensarlo me abalancé hacia ti, hacia tu boca. En busca de esos labios que me tenían prendada toda la noche. Que emoción fue sentirlos, besarlos, eran carnosos, deliciosos. Te tocaba, tu cuerpo caliente junto al mío me hacia volver loca.
Que difícil fue recobrar la compostura. Que difícil fueron los días siguientes pues ya nuestra relación no seria la misma. Lo único en que podía pensar era en cuando seria la próxima vez, cuando volvería a besarte, a sentir tu cuerpo cerca. Me desesperaba la idea de tener que esperar. Entonces llego esa noche, esa noche en ese sofá azul, poca luz, tu y yo. De nuevo nos besamos, por Dios como sentía mi cuerpo estremecer, quería enterrar mi cara en tu cuello, ese cuello que me volvía loca. Poder tocar todo tu cuerpo me parecía un sueño, tus senos…dulces, tiernos en mi boca, despacio los besaba hasta que mis instintos me hicieron morderlos para sacar de ti gritos de placer.
Seguí bajando por tu estomago hasta llegar ahí, donde quería, a tu sexo, a ese lugar donde sentía el olor que me atraía, esa humedad tibia que me llamaba.
Enterré mi cara en el, mi lengua se apodero del lugar, lo recorría con ganas inmensas, tratando de saborear cada rincón, de no dejar ningún rastro de ese zumo delicioso que salía de el. Con mas fuerza lo hacía ahora, me enloquecía sentir como reaccionabas, esos gemidos que aun retumban en mi cabeza me pedían mas! Me gusta complacerte, ahora ya no eran besos, solo mordiscos que cada vez se hacían mas fuertes. Seguías segregando ese jugo que tanto me gusta, mi lengua ya no alcanzaba a tomarlo todo, mis dedos ahora tenían que hacer su parte, se adentraban hasta donde mi lengua no podía llegar y sacaban mas, mas de ti, los probaba, ahora sentía esa sustancia mas espesa bajar por mi garganta suavemente.
Mis dedos seguían dentro de ti, cada vez con mas fuerza buscando complacerte, queriendo que los sintieras, que movieras tus caderas al ritmo de ellos, y esto es justo lo que hacías, sentía tu cuerpo estremecerse de placer, miraba tu cara y en ella se reflejaba el mismo placer que sentía yo en esos momentos. Me provocaba besarte, abrazarte, no dejarte ir nunca. Lastima que no pude hacerlo, no pude detenerte, te fuiste.

Olvido


Tú me enseñaste cómo se llamaban esas nubes, pero no me dijiste lo que sentiría cuando oscurecieran mi vida.
Tú me mostraste el verdadero color de las esperanzas ajenas, pero no me dijiste que tal vez se contrapondrían a las mías.
Tú me señalaste el final de este camino, pero no me dijiste que cabía la posibilidad de que los rumbos cambiaran.
Tú me invitaste a bailar, pero no mencionaste que tal vez fuera la última pieza que podría disfrutar.
Ahora me pregunto, ¿qué más olvidaste mencionar?

Monday, November 27, 2006

Regresaste

Justo cuando mas te necesitaba llegaste, me encontraste, apareciste en mi vida y la has hecho completa. Hoy lo vuelves a hacer nuevo, sentiste mi necesidad de ti y regresaste.
Hoy, cuando mi día parecía ser tan gris apareciste y lo llenaste de color, supiste lo que necesitaba y lo brindaste. Sentiste que en mis pensamientos te llamaba desesperada y me escuchaste. Regresaste, y era lo que deseaba, escucharte, verte.
Viniste en mi busca, a liberarme de esa ansiedad que me consumía.
Hoy nuevamente me demuestras quien eres, me haces abrir los ojos y darme cuenta que estas ahí, que eres real, que de verdad puedo contar contigo.

Sunday, November 26, 2006

VEN

Ven no tengas miedo,
hurga en mi cuerpo, hazme tuya
sacia en mi, tu sed de amar,
sube despacio y moja mis orillas
que latentes van hasta tu boca
siente el temblor de mis entrañas
que piden a gritos me vuelvas loca.
No te detengas, baja despacio
sigue fundido entre mis abrazos
ahora libra mi aroma de mujer,
hazme estallar de placer,
hazme gritar como nunca,
déjame ahogarme en tu ser.

Friday, November 24, 2006

POWDER ROOM

Logras enloquecerme con tus ojos, con tu mirada que la imagino quemando mi cuerpo.
Me pones nerviosa al entrar, no se como acercarme, no se que decirte.
Te miro desde lejos sin decir nada, veo como tus ojos ya me recorren también.
Sigo nerviosa, siento la copa temblar en mis manos, trato de tranquilizarme pero no puedo. Entonces el disimulo ya es escaso, no puedo evitar tener la mirada fija en ti.
Tu cara, esas facciones que ya conozco de memoria, tu nariz, perfecta, tus labios carnosos que me invitan a besarlos. No, ahora no, sigo limitada a observarte. Caminas hacia mi, veo tu sonrisa aparecer, siento como me desnudas con la mirada, el cuerpo me tiembla, siento un cosquilleo en el estomago.
Alguien aparece delante de ti, detiene tu paso impidiendo tu llegada. Me desespero y quiero caminar hacia ti, quitar de en medio ese cuerpo que te mantiene alejada, le sonríes, tratas de evadirlo, sigo en la esquina esperándote.
Veo como juegas con tu pelo, como me miras por encima de su hombro, me gusta cuando me miras de esa manera, cuando tu mirada entra en la profundidad de mis ojos.
Por fin escapas, ahora si, puedo ver tu cuerpo completo, tus caderas perfectas balancearse al caminar. La respiración se me corta, ya casi te siento, ya siento tu aliento en mi cara. Entonces te detienes delante de mi, me miras, me derrites, me rozas la mano, acercas tus labios a mi oído y susurras bajito: Vamos?. No respondo, estoy inmóvil. Me tomas de la mano, me guías, me llevas a un baño donde hay mas personas esperando entrar. La espera es larga, insoportable, entonces siento como tus manos suben por mi falda. Como tus dedos calidos acarician mis piernas, siento que me desmayo. Ese calor fuerte que solo tu provocas comienza a invadir mi cuerpo y esa humedad que consigues al tocarme aparece rápidamente.
Nuestro turno al fin, dos personas nos miran fijamente al entrar, no importa, la puerta ya cerro. Adentro te desesperas, quisieras arrancar mi blusa. Mientras, yo ya he logrado desabrochar tu pantalón. Me besas, tu lengua recorre mi cara, mi cuello, mi pecho.
Mis manos buscan desesperadas tu calor, por fin lo siento, ese fuego que despides, esa humedad que desbordo yo también. Me apresuro a satisfacerte, se lo que quieres, me lo pides a gritos al susurrar a mi oído, quieres que te toque, que te haga mía. Mi cabeza da vueltas, alguien toca a la puerta, no hacemos caso. Sigues besándome, acariciándome, muerdes mis labios, muerdes mis senos, sacas un fuerte gemido de mi.
Te gusta, te gusta oírme gemir, te gusta que te pida mas y te apresuras a hacerlo.
Mis piernas ya están separadas, esperándote, esperando sentirte dentro de ellas.
Miro tu cara, veo el placer en tus ojos, noto como entras en trance, como te concentras en tocarme. Siento tu boca ahora, tu lengua jugar, siento esos mordiscos que me enloquecen, quiero desmayarme, mis piernas no aguantan.
Subes por mis estomago, besas mi cuello de nuevo y luego mi boca para que pruebe lo que has tomado. Me gusta, te beso desesperada, quisiera arrancar tus labios, tu lengua, halas de mi pelo, lo enredas en tus manos, sabes que me gusta y halas con mas fuerza. Tocan la puerta de nuevo, esta vez tratando de abrirla, me miras, sonrío.
Acomodo mi blusa de nuevo, subes tus pantalones, refrescas tu pintalabios, yo ni me molesto, solo trato de mantenerme de pie. Arreglo mi pelo y abro la puerta, allí están, todos esperando curiosos. El olor nos delata, mis labios desnudos tienen los tuyos pintados. Tomadas de la mano salimos, en busca de un trago que enfríe nuestros cuerpos.

HARTA!

Estoy harta de mirarte a los ojos y pretender que no pasa nada, de salir contigo y tener que esperarte en la esquina.
Harta de encerrarme en el baño cuándo me llamas, harta de esperar que todos se vallan a la cama para darte las buenas noches.
Harta de verte tres veces por semana, o tres veces por año. Estoy harta de que no puedas tocarme cuándo quieres, harta de soltar tus manos cuándo alguien viene.
Harta de que tengas que irte siempre, harta de que nunca estés aquí cuándo mas te deseo.
Estoy harta de disimular, harta de evadir tu mirada que me delata, harta de hacerte preguntas que no me contestas, harta de que pongas tantas condiciones.
Harta de que me digas como quererte, harta de que tengas que analizar tanto las cosas.
Estoy harta de que no puedas llamarme de madrugada si te da la gana, harta de tener que dormir sin ti a diario. Estoy harta de tener miedos absurdos que ni yo misma entiendo. Harta de no querer hacer daño, de querer vivir una vida perfecta y no estar mas lejos de la realidad. Harta de querer hacer feliz a todos menos a mi.
Harta de querer complacerte a cada minuto, de querer adaptarme a ti.
Estoy harta que me mires como lo haces cuando me reprochas, harta de que existan tantas condiciones. Estoy harta de no sentirme libre, de sentirme atrapada, mas aun cuándo estoy contigo. Estoy harta de la gente, de las opiniones fuera de lugar, de la ignorancia, de la cobardía disfrazada de juicio. Estoy harta de estar rodeada de personas ignorantes que no dejan acercarme a ti. Estoy harta de escondernos, harta de hablar bajito para que no nos escuchen, harta de mentir, harta de que me mientas.

¿Conciencia o Cobardía?


Lejana estaba mi mirada, ahí ya no estaba, por pensarte me olvidé de mí, yo ya estaba ausente, ya no era la misma, después que te marchaste nunca lo fuí. Tantas expectativas en vano... Tú, sólo tú estabas en mi mirada, las voces que me rodeaban se confundían en una sola, la tuya. Porque esta noche me fue imposible pasarla sin ti, porque desde aquel día, todas las noches acaricias mi sueño y cuando siento el viento en mi pelo sólo puedo recordar tus manos rozando mi cabello y tus susurros prohibidos en mi oído. Porque creo ver tu mirada oculta, tu atracción fatal. Tus pensamientos se cuelan por mi almohada, e invades irreversiblemente mi sueño. Hacía tiempo que nadie lograba esto.

Porque eres tú, y tan solo tú, quien me acompaña en esta travesía, en este sueño que no es más que eso, una travesía secreta contada en besos y contactos imaginarios, una travesía de la cual sólo tú y yo nos enteraríamos si llegase a ocurrir, ya que mientras el mundo nace, vive y muere en torno nuestro, tú y yo estaríamos viajando, liberándonos de nuestros cuerpos, uniéndonos a la inmensidad, porque entre tú y yo no hay distancia que nos separe, sólo un camino por recorrer que nace en mis ojos y termina en la profundidad de tu mirada.

Quisiera decirte que no hay problema, que tan solo quiero tu compañía, tu atención, pero a la vez te entiendo, no puedo juzgarte aunque debo de ponerte en claro que quién empezó este juego fuiste tú; tal vez ví más allá de lo que me querías dejar ver, pero con estas palabras te digo gracias, por hacerme sentir mujer, por hacerme soñar, por reglarme esa sonrisa cautivadora, aunque tal vez malinterpreté toda la situación, simplemente me encantas y no lo puedo ocultar...

Aunque en el brillo de tus ojos puedo ver tu deseo hacia mí... tal vez pienses que cometes un pecado, que no se debe de hacer esto, pero YO te digo que ante tanto deseo hay que dejarse llevar. Quiero que me mires como la otra noche, que me desees como sé que lo haces, que no me evadas pensando disparates absurdos de niños... aunque nunca se lleguen a consumar estos sueños, vuelvo y te doy las gracias por como me haces sentir...

No soy ninguna niñita y sé que no es más nada que un cruce de miradas, aunque quisiera que se prolongara para siempre sé que no es posible, y realmente para mí eres solo una fantasía una sonrisa eterna, una persona con la que me gusta conversar, mirar, flirtear... Ahora te digo algo: termina lo comensaste!!!, sin ataduras sin culpas, sin nada, no te pido ni quiero nada más que tus mirada y tu atención, por tan solo una noche, no seas cobarde lindo, que seremos amigos para siempre... Pena que gasté mis energías pensando en esta noche y tu preferiste evadir la situación con excusas evasivas, dejándote llevar por tu conciencia... No te culpo, te entiendo... sería una traición... aunque reitero, pudo haber sido algo solo entre nosotros...

Sé que me deseas, que te mueres por besar mi boca, pero ya dí los pasos necesarios y ahora te toca a tí vencer la barrera imaginaria que te está sujetando, te toca a tí jugar las cartas, ya te dí luz verde con mi mirada, con lo que te he dejado saber, tu sabrás lo que haces, el juego depende de tí... Lo lamento, se que soy una malcriada y estoy acostumbrada a que las cosas se hagan cuando yo las quiero o las deseo. Como siempre he dicho soy una egoísta, pero en este caso entonces tú eres el cobarde! Vamos a dejarnos de tonterías y llevemonos por nuestros deseos de estar juntos, de conversar solo tú y yo, no nades contra la corriente... Si llegara a suceder algo más tarde, culpemos al destino y sigamos nuestros caminos...

Thursday, November 23, 2006

Insomnio

Estoy cansada, lucho contra el sueño, mis parpados caen solos y aun así sigo luchando contra el.
No quiero dormir, no quiero soñar, estoy harta de vivir en este mundo de sueños que se ha convertido mi vida.
Prefiero estar despierta, dejar de soñarte, de imaginarte aquí conmigo.
Cierro los ojos y tu imagen aparece de inmediato, puedo oír tu voz, puedo sentir que me acaricias, sentir que me tomas de la mano y me llevas contigo.
Mis ojos ya rojos de estrujarlos, hinchados de llorar, me piden a gritos que me deje vencer, que vuelva a caer de nuevo en la trampa, que siga soñando contigo. Y yo débil los escucho, vuelvo a cerrarlos para tenerte cerca.

Fuerzas Extrañas



Querer sólo estar sola resulta casi imposible a sus cerebros,
el silencio cotiza más que el oro en mi mercado de tasas personal.
El mundo es un solo de fuerzas extrañas.
Fuerzas tan transparentes como oscuras
que no descansan jamás en su rol de acechar.
En un segundo de lucidez extrema
no encuentro nada más difícil que coincidir.
El engranaje disque perfecto
y todas las demás hierbas que se trazan cual último fin.

Encajar nunca fue mi meta,
mil cosas mías me espantan más que los
demás pero sólo en ellas encuentro el masoquismo justo,
en los otros, nada más que un constante desgastar.

El mundo está lleno de fuerzas extrañas.
Fuerzas tan trasparentes como oscuras
que no cesan jamás en su rol de acosar.
De vez en cuando yo también me apago,
a mí tambien me gusta caer.

Caer en luces o en sombras,
creo que hay que probar de todo, las dos me saben bien.
Y es que nada es nada más que un eterno subibaja,
la cosa sólo es saber cuando te toca caer.

Tus Ojos

Que atractiva oscuridad esconden tus ojos,
Que dulce adicción generan tus manos.
Eres un laberinto sellado, me atrapas y no hay salida.
Me siento contra tus muros. Sólo a mirarte...
Tan complaciente y dulce.
Tu timidez me hunde, tu trato amable me traga.
Pero esos ojos... esos ojos me hacen más;
Me tientan, me persiguen, me acechan...
Que atractiva oscuridad esconden tus ojos...
Vuelvo a repetirlo, me provocas... con tu sonrisa constante,
con tu mirada evasiva, como quien mira cosas prohibidas...
Y yo me pregunto... ante tanta atracción ¿quién dijo que es prohibido?

Wednesday, November 22, 2006

Cuando vas a venir?

Días grises que hacen que mi mirada este igual, días de lluvia que no dejan que mis ojos brillen. Días en los que mi cabeza esta anclada al suelo y me es imposible levantarla. Días en los que siento que me falta la respiración y me asfixio. Días fríos en que mi cuerpo busca tu calor, días en que mis manos andan sueltas buscando las tuyas. Días en que mis lágrimas brotan solas y busco desesperada tus manos para secarlas. Días en que mis labios están resecos y buscan los tuyos para humedecerse nuevamente. Días en que mi corazón deja de latir y busca el sonido de tu voz para cobrar vida de nuevo.

Días sin ti que me desesperan, que me hacen sentir vacía y muerta.

Estos malditos días en los cuales siempre me hago la misma pregunta… ¿Cuándo vas a venir?

Lunes

Los planes habían cambiado, baje las escaleras con una gran rapidez que no me caracteriza. Al salir solo tuve tiempo de mirar rápidamente mi reflexión en el espejo, no esta mal, pensé, y cerré la puerta apresurada sabiendo que me esperabas. Estabas ahí, tal y como imaginaba, hermosa, con esa sonrisa que me brindas cada vez que nos encontramos. Vi tus pupilas dilatarse, entonces supe que había hecho la elección correcta, que el vestuario que escogí era de tu agrado, me sentí bella, solo tu logras esto amor.
Te acercaste a mi con la mas gran delicadeza, cerré los ojos y sentí tu manos acariciar mis mejillas, el calor de tu respiración ya hacia que mi pulso se acelerase. Sentí tu olor, ese perfume que ya tengo clavado en mis sentidos se hacia real y mis rodillas se hicieron aguadas con tu cercanía.
Sentí el suave roze de tus manos con las mías, y a la vez la determinación de enlazarlas fuertemente para que nunca se soltaran.
Llegamos al lugar elegido por ti, esperábamos en el bar que nuestra mesa estuviera lista.
Te acercaste a mí e hiciste eso que solo tú sabes hacer, acercaste tu cara y sentí como tu nariz acariciaba mi cuello suavemente, sentí tu cuerpo estremecerse al ahogarte en esa cascada de rizos que es mi pelo. Susurraste a mi oído, 45 minutos, esta cena solo puede durar 45 minutos, me sonreí pues la desesperación por estar a solas se hacia igual en mi.
Camino a tu casa te note nerviosa, como si quisieras decirme algo y no pudieras.
Al llegar, note tu nerviosismo aun más cuando en la puerta buscabas desesperada las llaves en tu bolso y no las encontrabas.
Abriste la puerta y me sujetaste las manos fuertemente, no me dio tiempo ni a quitarme el abrigo, solo deje mi bolso a la entrada y te seguí ciega a la habitación, al abrirla sentí un aroma delicioso, intoxicante. Encendiste la lámpara y bajo esa luz tenue pude ver una habitación repleta de rosas y una cama tendida en pétalos.
Mi emoción fue tan grande que no podía hablar, mis ojos llenos de lágrimas miraban sin poder creer lo que estaban viendo. ¿Para mí? Fue lo único que pude decir, ¿esto es para mi? Mire a tus ojos y vi la emoción en ellos también, no dijiste nada y observe como lentamente te deshacías de tu ropa y tu cuerpo me esperaba en la cama. Mi desesperación fue tal que sin pensarlo deje caer mi cuerpo sobre el tuyo, deje que mi cara se enterrara entre tu pecho queriendo tragarme tu olor, sintiendo como mi corazón latía con el tuyo, oyendo como mis gemidos salían de tu boca.
Gracias por el lunes T. fue inolvidable.

Qué Pasaría?

En un instante, puede acabar todo... toda una vida se puede ir en un instante, la alegría, el sufrimiento, los deseos... todo puede acabar en un instante; ponerse a reflexionar sobre, qué pasaría si de momento tu existencia ya no siguiera, que al día siguiente simplemente no volvieras a caminar por donde a diario sueles hacerlo, que no volvieras a reír, llorar, nada. Un accidente, una enfermedad, un capricho de la vida, un instante repentino y fugaz se acabara todo. Simplemente que mañana ya no pudieras releer este texto?

Just a Call

With the slowest steps I walk today, feeling the world come to a halt.
Feeling that time has stood still, breathing the stale hot air that suffocates my lungs.
Wishing I could move again, wishing my soul could come back to life once more.
It all may sound complicated, but all I need is the sound of your voice.